02 septiembre 2013

Mi ermitaño amigo Henry


Lo llamé así porque fue el nombre que cruzaba mi cabeza la primera vez que asomó las pinzas. Ha sido el primero que he visto en vivo y también el primero que sostuve en las manos. Buceando encontré la caracola y la cogí como otra cualquiera -pensando que estaba vacía. Al sacarla del agua empezó a salir algo de allí y resultó que ese algo fue Henry. Me gusta saber que incluso entre tanta agua y yo no hay espacio para el vacío y que el mar no es sólo un mero continente azul profundo. Al final, lo que era menos que un hobby se ha convertido en una pasión y así, recolectar los pequeños tesoros que el mar me trae ha conseguido llenar los botes vacíos de mi tiempo libre. 

video

1 comentario:

  1. Anónimo9/12/13 6:53

    Lo mejor, sin duda, los comentarios del vídeo... Jajajaja, pues sí, la verdad es que es inteligente tu compañero...

    Lo que no me puedo creer es que nos hayas abandonado de estos ratitos de pausa-café por ese dichoso examen... =(

    Feliz Lunes post-puente!

    ResponderEliminar