Mostrando entradas con la etiqueta avion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta avion. Mostrar todas las entradas

01 junio 2014

¡Hasta pronto!

Con el tiempo, me resulta cada vez más complicado despegarme del blog. En momentos en que he estado sin escribir entre tú y yo se me han ocurrido mil historias que luego, quedaron en nada. No quiero que, mientras preparo el MIR, me pase eso. No te asustes, esto no es una despedida. Al contrario, quiero presentarte mi nueva casa. Por supuesto, de alquiler. Está en Madrid, en un barrio tranquilo, muy cerca de la sede de mi academia. 
Aquí puedes seguir encontrándome. Para leerme o contarme lo que quieras. Nada va a cambiar, salvo mi nueva ubicación. ¿Qué esperar? Mis peripecias con el MIR y mi aventura en la ciudad. Espero que disfrutes con este pedacito de mí que dejo bajo estas palabras, en este sitio maravilloso que tanto trabajo y tiempo me ha llevado construir. Volveré. Ojalá te entre el gusanillo y quieras más. Tendrás que venir hasta mi nueva casa "Aquí, en Madrid". 
¡Hablamos pronto amigos!

05 mayo 2014

London

Yo a la dcha fotografiando St. Paul's
Mi hermana V. ha estado esta semana en Londres con sus compañeros, de viaje de fin de curso. Tenía muchas ganas de ir porque era la última de la familia en visitar ese país y esa ciudad. Todos le habíamos contado nuestras experiencias: las buenas, las estupendas, las maravillosas. Y claro, ella estaba deseando ir. 

Ahora mismo debe estar mareándose en alguna atracción de vértigo del parque de atracciones. Al parecer lo que menos le gusta es la comida (normal, los ingleses comen cada cosa...). Está indignada porque el grupo va armando escándalo por donde pasa. En casa ya le advertimos que los españoles en Inglaterra somos una feria andante. Dice que ha visto llover poco. ¿Qué le vamos a hacer? Yo vi llover durante horas en Agosto y ella ha cogido un tiempo espectacular en Mayo. También cuenta que ha gastado mucho en regalos pero que no ha practicado tanto inglés como le hubiese gustado. Me acuerdo perfectamente de esa sensación, la de gastar dinero rápidamente. Aquello era un no parar, en cada tienda tenía mil motivos para acercarme a mirar y al final, muchas veces terminaba por comprar. ¿Quién sabía cuándo podría volver?
Luego siempre volvía... 
Londres tiene lugares que te enamoran y te enganchan. Todas las veces que he estado en Inglatera he descubierto que las cosas entre y yo se pueden hacer de otra manera, y mejor (menos la comida). Es un país precioso con muchas historias para el viajero que como yo, va buscando algo especial. Siempre hay algún rincón mágico: puede ser una librería de segunda mano en Notting Hill, un puesto de especias en Covent Garden, los cisnes del Hyde Park, las ardillas que vienen a por tu comida, los policías que te saludan por la calle, los pubs del Soho, el barrio chino, los barcos que van por el río, las campanadas del Big Ben, las infinitas rutas subterráneas del metro, la gente que conoces, los callejones que pasan desapercibidos, los edificios modernos al lado de iglesias antiguas, los puestos de fruta en plena calle... 

En el punto más alto de St. Paul's    

23 septiembre 2012

Otro

Después de otro verano demasiado maravilloso ha llegado otro comienzo de curso. 
Sumo ya unos cuantos a mis espaldas pero nunca me canso de ellos. La expectación de los primeros días, el olor a libros nuevos, las bibliotecas vacías, las colas en secretaría, las caras conocidas por los pasillos, los vaivenes de fichas de las asignaturas y en definitiva, todos esos pequeños detalles hacen que volver sea una delicia. Lo que no es tan delicioso es retomar el ritmo sueño-vigilia pero no todo podía ser bueno. Ahora es tiempo de promesas, agendas sin estrenar y buenos propósitos para lo que está por venir. Y mientras pasan estos primeros momentos de reincorporación nos sacudimos la nostalgia de aquellos días de verano, ya lejanos, y nos ponemos manos a la obra con nuestros deberes. No podemos vivir anclados en el pasado, aunque queramos. Esto es lo divertido del asunto, proyectar entre tú y yo nuevos planes, nuevas ideas, nuevos cursos, nuevos amigos... ¡a saber qué está por venir! 
¡Feliz comienzo de curso! 

Muelle en Muros, A Coruña
                                         

07 septiembre 2012

De corazón a corazón

¡Hola hola!

Desde hace ya una semana estoy de vuelta por mi paradisíaca isla, Tenerife. Muy a mi pesar, el verano se acerca a su fin. Por mi marcada ausencia desde principios de Agosto puedes deducir -sin margen de error, que han sido unas vacaciones muy bien aprovechadas. Ha habido momentos de sol y lluvia, de tiempo libre y tareas varias, de excursiones y de quedarse en casa pero lo que sí hubo cada día eran momentos para reír, aprender y disfrutar. Vivir en "Monte da Condesa", la residencia universitaria donde me alojaba, fue toda una experiencia. Mis compañeros fueron los mejores que podía desear; ellos me hicieron creer que los amigos que haces en la universidad son para toda la vida. Mis prácticas en el CHUS (Complejo Hospitalario Universitario de Santiago) me enseñaron Medicina y lecciones de la vida misma. No puedo sino reconocer que la gente que conocí y el ambiente que viví en Santiago de Compostela cambió mi forma de pensar respecto a muchas cosas y que ahora sólo espero que todo cuanto ví, aprendí y conocí, viaje conmigo por siempre.

¡Me alegra mucho estar de nuevo entre vosotros
Feliz regreso para todos los que vuelven también.
     

10 agosto 2012

Todo corazón

Para los que se preguntan qué tal me va, háganse una visual de las fotos de abajo.
La primera es con los médicos que paso los días en la planta de cardio. La chica de mi derecha es una residente de 2º año y el médico que tenemos detrás es nuestro adjunto. Entre los dos me han explicado un montonazo de cosas nuevas. El chico de camiseta amarilla es un residente de medicina interna de 1er año que esta rotando por cardio y es el que me enseña palabras en gallego, es un buenazo. La chica morena es otra residente de 2º año y del médico de la esquina dicen que es uno de los mejores clínicos del hospital, el Dr. V. Él mismo me dijo que había estado por un tiempo en Tenerife y que había ayudado a formar la unidad de UCI del Hospiten Bellevue del Puerto de la Cruz, ¡¡¡toma ya!!! Ahí junto a la ventana es donde trabajamos a diario cuando acaba la sesión clínica y antes de ver a los pacientes. Cuando se ponen más tarde a hacer papeleo, yo misma, con su permiso claro, voy por mi cuenta a ver de nuevo a los pacientes y a hacerles una exploración cardiológica mas completa, tomandome más tiempo para auscultarlos y hablar con ellos. Algunos me han captado el acento al momento y uno me dijo que seguro que era de Canarias!!! Jajaja, para que piensen que sé gallego me he ido aprendiendo algunas palabritas y expresiones con acentiño gallego, porque entenderlo es muy facil pero hablarlo un poquito mas difícil. Ah y falta el último, que no sale en la foto porque la estaba sacando, ¡el guapisisisisimo resi de 4º de cardio!

Durante los almuerzos en el hospital, nos juntamos todos en unas mesas larguisimas que hay, para 10 ó más personas y nos contamos las batallas diarias y planeamos lo que haremos por las tardes. Mis compañeros rechinan dientes cada vez que me ven llegar con mi fonendo cardiology en el cuello porque saben que vale lo que vale. Yo me siento super agusto porque en cardio todos tienen uno como el mio, ¡jejeje! Ya me dijo A., que había tenido mucha suerte al tocarme cardio porque era uno de los servicios mejor considerados del hospital. El hospi de Santiago es sitio de referencia en Galicia. El jefe, al que aun no he conocido porque está de vacaciones, es el JEFE DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CARDIOLOGIA!!!! Yo los veo trabajar a todos y me creo que sean de los mejores.

En prácticas aprendo un monton!!!! A diario viendo e interpretando electrocardiogramas, he visto muchísimos casos de cosas que en Canarias no vería ni a la de tres, como el situs inverso de un paciente que tenía el corazon y todos los organos en el lado contrario así que los electrocardiogramas le salían al revés de lo normal y nos comíamos el coco para interpretarlos, ¡jajaja! También he visto válvulas biológicas por ecocardios hechas por mí misma e intoxicaciones por farmacos cardiológicos, casos muy muy raros. Aquí la población es muy viejita y todos los abuelitos rondan los 80 y tantos años. Por esto, se ven operaciones en pacientes mayores, cosa que no ocurre en Tenerife porque allí, no se arriesgan a operar con frecuencia a personas de más de 75 años y aquí, todo lo contrario. Además, los pacientes de cardio estan monitorizados 24h mediante Telemetría, cosa que no hay en Tenerife ni en sueños. El hospital tiene unas 12 plantas pero no lo aparenta porque esta construído a lo largo, aún así cada planta es el triple que una planta del HUNSC de tenerife. He hecho un kilometraje importante por esos pasillos... jajajajaja! El otro día mi resi me dejó acompañarla mientras hacía una guardia y pase por Urgencias... aquello era 5 veces las urgencias del HUNSC, tenía la zona general, triaje, críticos y observacion, cada sitio señalizado con unas flechas en el piso para no perderse y NO habia ningun paciente en una camilla en medio de ningun pasillo. Y justo entonces la llamaron por una parada cardiaca que llegaba en helicoptero desde Barbanza, una region cerca de aquí y tuvimos que correr por el pasillo para llegar hasta el ordenador más próximo. Como en las peliculas!!! Acción al limite!!! Jajajaja, pues no hizo sino bajar del helicóptero y en 15 minutos el paciente estaba estabilizado y ya había pasado por Cateterismo y tenía su estudio de coronarias hecho e informado... 15 min!! Me quede asi.. :O :O :O Fue increible... :)

Esta foto es mi residencia vista desde detrás, hay como una especie de zona arbolada con una variedad importante de árboles diferentes, desde palmeras a pinos, abetos, cipreses, robles, castaños y otros tantos que no sé identificar. Hay unos caminos que llevan a bancos en medio del cesped y a la sombra, donde poder sentarte. El suelo está regado de bellotas y pajarillos por todas partes. Hoy mientras recogía bellotas (ya tengo la caja de la sacarina llena) he descubierto unos champiñones justo al lado de uno de los caminos que, por cierto, tiene unas vistas espectaculares de la zona nueva, la avenida Barcelona donde están las consultas privadas de todos los médicos y que conduce al CHUS. Me encanta Santiago porque aquí está todo a 15 minutos caminando jajaja! :) 

 

28 julio 2012

Empacando

Mi viaje ya está a la vuelta de la esquina. En breve pondré los pies sobre la ruta del Norte. Adiós playa. Mientras espero, llevo la cuenta de los días que me quedan en Tenerife. Cuando vuelva apenas tendré unos días antes de que empiecen de nuevo las clases pero nada tengo yo que ver en eso. Fue suerte y no suerte que este Agosto consiguiera esa plaza de intercambio. Cómo me irá, si me gustará, si me adaptaré o si se adaptará Santiago de Compostela a mí son interrogantes entre tú y yo que empaqueto junto al fonendo, la bata y el neceser. Por lo pronto así me encuentro, seleccionando aquello que me acompañará de entre lo que se ha de quedar. Tantas cosas...

12 julio 2012

Besando marionetas

Útimamente se ha superdesarrollado mi capacidad onírica. Supongo que la ausencia del condicionante negativo del estrés por los exámenes y el hecho de disponder de más horas de sueño han sido determinantes. El caso es que curiosamente mis sueños se han aclarado, por llamarlo de alguna manera. Qué decir si no, de mis sueños acerca de personas que conozco  (con nombres y todo) o de hechos concretos de mi situación actual o de revelaciones de sentimientos que no sabía que tenía o retratos exactos de lugares de mi pasado. Aún así hay espacio para el disparate. No es por echarme rosas, pero creo que mis sueños son una pasada. La otra noche vi aterrizar aviones en la estación de guaguas (bus), hice la compra en un supermercado donde sólo había pizzas de 2 metros y tuve una cita con una marioneta. Qué quieres que te diga, así es un lujo irse a dormir. Y, entre tú y yo, lo mío nunca fue besar ranas, a mí no me va lo normal.   

¡¿Hay un psicoanalista en la sala!? 


10 julio 2012

La vuelta al Mundo

Hay aspectos serios y no serios en nuestra personalidad. 
O unas cosas que cambian y otras que no lo hacen. 
Hay quien es cabezota y con el tiempo se doblega (o lo adiestran), a otros nunca le gustó la música clásica. Hay quien nació soltero y vivió feliz junto a nadie comiéndose todas las perdices; y hay a quien le va el deporte de riesgo (y por eso se casa). No podemos evitar que el Mundo cambie y que nosotros también lo hagamos. Sin embargo nos reconocemos a lo largo del tiempo dentro del mismo cuerpo que nunca es el mismo, por querer creer que nuestra persona una vez forjada (durante la adolescencia, o más tarde en el caso de los hombres) se mantiene igual para siempre. No. Todo el mundo cambia. Aunque hay cosas que nunca cambian. ¿Tú lo entiendes? Yo tampoco. 

El otro día mi hermana estaba hojeando un libro: "Los 501 lugares que no puedes dejar de visitar". Yo, como toda buena estudiante de Medicina -competitiva sin límites; la reté a que me hiciera preguntas a medida que fuera pasando las páginas. Lo que empezó como una idea boba pasó a ser una idea divertidísima. Mi hermana se motivaba buscando preguntas de los 5 continentes y algún que otro océano y yo, me machacaba los sesos buscando entre la papilla el lugar donde había dejado todo mi conocimiento previo a la Medicina. Nunca hay que escatimar en culturilla. Poder seguir aprendiendo más cada día es uno de los mejores regalos que nos da la Vida. Nombres de capitales, reyes o castillos, cuál es el edificio más alto del mundo, los lagos más grandes de Estados Unidos, por dónde se extiende la Gran Muralla China, cómo es la bandera de Nueva Zelanda, por qué es famoso el Mar Muerto, el idioma oficial en Túnez... dos palabritas mágicas y a Deb se le activa el botón secreto de los sueños. Y entonces recuerdo que me encantan los viajes porque son experiencias apasionantes y que, si pudiera dar la vuelta al Mundo, no me lo pensaría dos veces. Supongo que los sueños entre tú y yo siempre nos acompañan ajenos al resto de cosas de nuestra vida, impertérritos, atemporales. Ahí están, hasta el día en que te atrevas a perseguirlos y convertirlos en tu realidad. 

Las dos palabras mágicas son ¡Buen Viaje!       

10 abril 2012

Tú a Londres y yo a La Gomera

Nada de viajar en Agosto, eso es sólo para gente loca como yo. Abril es el mes de los viajes. De hecho mis hermanas se van, las dos, este mismo mes; una de campamento a La Gomera y la otra de urbaneo a Londres. Ya me gustaría poder cambiarme por cualquiera de ellas (preferentemente por la segunda) y darme una escapada de una semana. Pero no. En esta época del año es rara la vez que tengo ocasión de viajar por millones de razones como ahorrar para mi gran escapada-huida en Agosto, prácticas, exámenes (sobre todo esto), fiestas en las cercanías... Una pena porque además de tener un clima mucho más de mi gusto que en verano, apuesto a que los sitios de mi interés están mucho más accesibles (es decir, vacíos). Pero no. A mí dame colas en las ventanillas de facturación, huelga de controladores, turistas con bebés, perros y equipajes especiales, maletas perdidas, además de colas en el control de pasaporte, en los museos, en las tiendas de souvenirs, en los taxis, en los baños públicos, en el Starbucks, grupos de adolescentes haciéndote encuestas, ancianos que están perdidos, perdidos que no hablan el idioma... Lo reconozco, no me gusta Agosto especialmente pero si es en ese momento cuando puedo escapar de aquí, bienvenido sea. ¡Ayyyy, qué ganas de irme de viaje! :)

09 febrero 2012

Pendiente

Fuera porque nunca me gustaron en sí las pulseras, porque a las escritoras aficionadas como yo les molesta al escribir o porque los quehaceres de la Medicina lo hacen poco práctico, el asunto es que no estoy acostumbrada a llevar en la muñeca más que el reloj. Y eso que aprecio la joyería. Para muchas personas simbolizan algo que quieren recordar u olvidar, una promesa de amor (como la Gran Pi.), otras veces simplemente un mero adorno. Y la mayoría de las veces me parece muy vistoso. Pero en general, no soy partidaria de llevar las manos ocupadas con nada que pueda molestar o -algo muy común- quedar enganchado en la ropa o ¡las medias! ¡Horror!

Hasta que, claro, me regalaron una. 

Fue un regalo de mis hermanas cuando estuvieron en Santiago de Compostela el verano pasado. Lleva el símbolo del Peregrino, la vieira. Al principio no quería ponérmela; a lo mejor, trabarla en algún estuche o guardarla en algún joyero u olvidarla sin querer queriendo.  Pero la ver- dad es que, entre tú y yo, desde el día que me la probé ya no me la quité más. Porque al mirarla me viene a la cabeza ese lugar que me queda por descubrir. Ahí está, en mi mano. Recordándome a cada momento ese asunto pendiente que tengo: mi viaje a Santiago. Dos oportunidades he visto pasar hasta ahora. No pasará una tercera. 

Así de fácil es sucumbir, sobre todo cuando el asunto pendiente lo vale.

05 septiembre 2011

Algo más cerca; nada más lejos

¿Cómo se retoma una vida? 
¡Ah, sí! Creo que esto puede servir...
Entre tú y yo, me parece que tardaron un siglo en tratarme la no infección de orina. Bonita manera de empezar el verano. 

Mi abuela estuvo de visita en mi casa cerca de dos semanas y aunque yo no estaba por reír mucho, me resultaba extrañamente cómico que ella, cincuenta y tantos años mayor, tuviera menos molestias y tomara menos medicación que yo. 

Puse mis riñones a punto bebiendo toneladas de agua, tomando kilos de pastillas y padeciendo un dolor particularmente insoportable en la espalda (pero no en la fosa renal). Dos dolorosas semanas después me dijeron que de riñón nada, que aquello era una lumbalgia aguda. Y una sesión de masaje después me dijeron que de aguda nada, que aquello venía de atrás. Entre una cosa y la otra, estuve un mes sin poder caminar más allá de 50 metros, sin poder pensar más que en recuperarme y... de verdad que no podía dar tres pasos libres de dolor. 

Todo esto ocurrió dos días antes de irme de viaje. Y, aunque sentí un GRAN alivio al saber que mis riñones funcionaban bien, estaba preocupada por cómo disfrutaría del resto de las vacaciones y del ritmo de la evolución del dolor. Sin tiempo para cuestionarme nada más, me fui. Y así, esta escéptica de la medicina y del quiromasaje partió rumbo a la fría Inglaterra con sus anti-inflamatorios y benzodiacepinas en el bolso. 
 

Llegué a Londres un lunes a las 4 y cuarto de la tarde, sin retraso ni exceso de equipaje. Una vez allí, olvidé el reloj y dejé que me envolviera de nuevo aquel familiar aroma a especias, felicidad y lluvia. Lo que ocurrió durante las siguientes dos semanas es... casi imposible de resumir incluso en un millón de líneas, así que te dejo que eches un vistazo.


Londres es la ciudad que enmudece mi inspiración. No tengo palabras... sólo puedo decir que cada día fue especial, único e irrepetible. Ahora miro atrás y me río al recordar la historia que hay detrás de cada foto, cada momento y cada sonrisa. A todos los amigos que contribuyeron a ello, yo les doy las gracias porque fue ¡fantástico! :)

04 septiembre 2011

La vida sabe a capuccino y suena a música clásica. 
Una sonrisa callada se dibuja en mi rostro mientras recorro un pasillo del infinito entramado del metro londinense. Fuera, los paraguas se recogen y las nubes se repliegan para mostrar al viandante unos minutos de sol: calor y claridad.  



14 agosto 2011

Por fin... ¡empiezan mis vacaciones!

Estas últimas semanas no he estado muy comunicativa, lo sé. Pero es que el verano a mí me tiene zigzagueando entre la sombra y el sol. Se me han quedado muchas historias en el tintero y otras tantas que coleccionaré a mi regreso pero ahora toca colgar el cartel de cerrado por vacaciones. No será por mucho tiempo, sólo unos 15 días que estaré pululando por otras esferas. No te digo a dónde voy, creo que ya he dado demasiadas pistas... :) Sólo te diré que regreso a un lugar conocido y querido.

Nos veremos a mi vuelta en septiembre. Hasta entonces, de todo corazón...
¡¡muy Feliz Verano para todos!!