Mostrando entradas con la etiqueta natacion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta natacion. Mostrar todas las entradas

02 septiembre 2013

Mi ermitaño amigo Henry


Lo llamé así porque fue el nombre que cruzaba mi cabeza la primera vez que asomó las pinzas. Ha sido el primero que he visto en vivo y también el primero que sostuve en las manos. Buceando encontré la caracola y la cogí como otra cualquiera -pensando que estaba vacía. Al sacarla del agua empezó a salir algo de allí y resultó que ese algo fue Henry. Me gusta saber que incluso entre tanta agua y yo no hay espacio para el vacío y que el mar no es sólo un mero continente azul profundo. Al final, lo que era menos que un hobby se ha convertido en una pasión y así, recolectar los pequeños tesoros que el mar me trae ha conseguido llenar los botes vacíos de mi tiempo libre. 

video

28 agosto 2013

A fondo


Cada día me sorprende más la lentitud con la que me descubro a mí misma. Parece que a medida que pasa el tiempo se abre mi apetito por todo lo nuevo. ¿Acabamos alguna vez de conocernos? Estos días he estado explorando bajo el agua. En la playa cerca de casa, con aletas, gafas de buceo y tubo casi parecía que sabía lo que hacía. Nadie notó que era la primera vez, salvo yo. Sumergida, nadie pregunta por mí, ni se fija en lo que llevo ni entabla conversaciones absurdas conmigo. Y hay tanto que ver... hay tanto bicho ahí abajo, es increíble. Bajo la superficie hay un mundo entero por explorar y ni siquiera nos damos cuenta. Para mí está cada vez más claro que no hay un "nosotros" estático, con cada experiencia crecemos un granito de arena más. Y cada día nos trae nuevas oportunidades de expandir la línea de nuestras limitaciones, si queremos. Por eso, precisamente, no dejamos nunca de conocernos a fondo entre tú y yo

05 julio 2011

Preparados, listos, ¡ya!

Tengo un grave problema de cara a mi profesión: no soy para nada competitiva. No es ironía; no soy competitiva. 

         La sobre-preocupación de esas personas que se auto-exigen lo más y lo mejor no significa nada para mí. Me quito el sombrero ante ellos y sus logros, eso sí; pero no inspiran en mí el más mínimo sentimiento de competitividad. Por alguna extraña naturaleza mía, cuando me encuentro en una carrera mi táctica es inconscientemente, dar un paso atrás y facilitarle a los demás la vía.

       Algunos me podrán señalar muy suspicazmente que por alguna razón acabé en Medicina. Claro, porque estudiaba... pero no más que los demás ni con mayor presión. Y como llegados a este punto habré contribuído a crear unos cuantos deb-escépticos, a ellos les ilustro con el siguiente anécdota mis argumentos. 

       Un verano siendo yo pequeña, mi madre me apuntó a un cursillo de natación. Creyó -y estaba en lo cierto, que ya era hora de que aprendiera a darle a los pies y a las manos por mi cuenta. En definitiva esto sólo propició que me pasara un mes completo chapoteando con el resto de niños en la piscina. Aprendí a nadar, por supuesto (tampoco es que fuera muy complicado), ayudada con una tabla de color azul (seguro que sabes a cuál me refiero). 

       El último día de agosto, para dar por finalizado el curso, se dedicaba la jornada a realizar juegos en la piscina y ¿cómo no? Una carrera. Delante de todas las orgullosas madres y demás espectadores varios, ¡qué vergüenza! Pero era pan comido: sólo había que tirarse de cabeza, nadar hasta la otra orilla y volver. El premio era una palmadita en la espalda del monitor, un achuchón de tu madre y a lo mejor, un helado del kiosko.  

       Allí estábamos todos, de pie junto al borde de la piscina con nuestras tablas en la mano. Miré hacia atrás y vi la expectación que causábamos en el público; era tremendo. Nuestro monitor nos dio un toque de atención (nos metió un grito) y al momento se preparó a tocar el silbato. Sonó. Y todos los niños saltaron con rapidez al agua. Todos menos yo... que en ese momento me quedé hipnotizada pensando por qué había que colocar los brazos estirados. Para mí ese momento era tan bueno como otro cualquiera para preguntármelo pero como no sabía la respuesta me giré hacia mi monitor y se lo pregunté a él. Él sólo me dijo: ¡lánzate! Y así lo hice...


Un genial salto en bomba, poco competitivo pero ¡divertidísimo!

       Ya ves, eso es lo mío. Poner toda mi pasión en aquello entre tú y yo que me apasiona y disfrutarlo. Todo lo demás, me sobra. Y por esto antes de que te cueles, te dejaré pasar. Antes de que suspendas, te chivaré la respuesta correcta y luego yo me equivocaré al marcarla. 

¡Feliz chapuzón!