09 junio 2015

MI PRIMERA GUARDIA

... ¿hace falta decir más? 
Esta es la entrada que estabas esperando entre tú y yo (y lo sabes). Después de papeles, presentaciones, cursos y más historias, había llegado el momento de enfrentarme a mi primera guardia de Urgencias para la que, además, me habían asignado en triaje ("puerta"). No quiero decir "tampoco fue para tanto" porque la primera vez que tienes a un paciente que es tuyo delante, se te ponen los pelos de punta. Los nervios no te los quita nadie. Pero es parte de la experiencia personal de tu primera guardia y creo que esas sensaciones son lo más bonito de todo esto y lo mejor de nuestra profesión. Te adelanto que ha sido una guardia... ¡fantástica! :)

15.00 hrs Nos dijeron que a esta hora teníamos que estar ya al pie del cañón en puerta y así lo hicimos mi compañero y yo. Nos presentamos al adjunto que estaba en el primer box de triaje y que tenía una hermosa ristra de pacientes por ver. No lo entiendo, nos habían dicho que estas semanas estaban siendo casi una luna de miel y que estaban viniendo pocos pacientes a Urgencias. Por algún motivo parece que esa tarde de lunes había bastante gente. Al ser la primera vez que estaba allí, esperaba ver algunos pacientes con el adjunto, quedarme con la tónica de trabajo y luego continuar yo sola. Pero al entrar en la consulta lo que nos dijo fue: "Hola, ah sí, residentes... bueno las historias se ponen todas aquí, las van cogiendo y se va cada uno a un box. No pidan muchas pruebas de laboratorio salvo las necesarias porque tal como está el patio, van a tardar bastante."
15.05 hrs Salí a la sala, llamé a mi primer paciente y entró a la consulta. ¡Manos a la obra! ¿Tenía miedo? No. ¿Pánico? Totalmente. Pero siempre hay un primero; luego, un segundo, un tercero y cuando pasas del quinto empiezas a sistematizar mejor porque en tu cerebro se va integrando el método a seguir. Si usas la lógica y pides las pruebas de forma razonada, al final el método funciona. 
19.30 hrs Me dio por mirar el reloj para tomarle el pulso a un paciente y vi que habían pasado 4 horas. A estas alturas había perdido completamente la orientación paciente-temporal. Según el adjunto en lo que llevábamos de tarde habían venido unos 120 pacientes. Hubo un instante en que entraba ¡un paciente por minuto! Al parecer conmigo se había terminado la luna de miel y estaban viniendo como locos. Por favor, ¡que alguien cierre la puerta! :P
21.20 hrs A esas alturas de la tarde ya había mirado pupilas hasta hartarme, me había tocado hacer un par de exploraciones neurológicas completísimas, un par de tinciones de fluoresceína a pacientes que venían por problemas en los ojos, hasta un tacto rectal, un puñado de otoscopias, una rinoscopia anterior bien apañada y tantas auscultaciones que estaba por dejarme el fonendo colgando de las orejas. No sé tú pero yo di por aprovechadísima la tarde. Al dar el alta a mi último paciente sucedió algo extraño: fui a buscar una nueva historia clínica para ver a otro paciente y... ¡no había! Le pregunto al adjunto: "¿no hay pacientes?" y me responde: "¿qué quieres?, ¿más?" XD  Me comentó que al parecer en Trauma estaban los compañeros dándolo todo y fuimos al rescate.  
22.00 hrs Mi compañero subió de cenar y fue mi turno, bajé a la cafetería fantasma donde unos pocos tomaban su cena tardía. Puse mi móvil al 3% de batería a cargar y al volver al servicio fue como ir con el piloto automático. No tenía sueño, ni me pesaban los ojos, sólo quería buscar alguna actividad con la que mantenerme activa. 
00.18 hrs Metí unas galletas de chocolate derretidas en el congelador del office. 
00.38 hrs Fui a buscar las galletas al congelador. Estaban aceptables... 
01.15 hrs Empecé a echarles un vistazo a los protocolos de Urgencias... Me miré la saturación de Oxígeno con un pulsioxímetro que había por ahí... Me miré en el espejo del baño y me puse algo más de corrector de ojeras... 
01.30 hrs Llegó un paciente y se fue. Vino otro, dos más le siguieron. Algunos pacientes necesitaban hacerse radiografías, aprendí a mirarlas en el programa informático. Diagnostiqué mi primer cólico renal yo solita (ya sé que no es nada raro pero yo me sentí muy orgullosa de mí misma al saber cómo actuar sin que nadie me lo dijera).
02.15 hrs Partimos la guardia y la mitad de los residentes se fueron a dormir un par de horas y la otra mitad nos quedamos. Tuve que despertar al residente de cirugía. Desde aquí le envío un saludo: sí, te llamé yo, espero que no me odies. Creo que no le dije mi nombre, sólo desde donde lo llamaba y un buen rato después de que atendiera al paciente y todo lo vi indagando por ahí, preguntando a otras residentes si había sido alguna de ellas la que lo había despertado. No me manifesté. 
03.55 hrs No había mucho movimiento, a lo lejos los resis que estaban asignados en otras áreas hablaban sentados en una camilla vacía en el pasillo. Yo me quedé con la silla cómoda que había en Trauma y me puse a hablar con al enfermera S. que estaba allí, y que era más o menos de mi edad: al principio de medicina, de atención primaria, luego del gimnasio, de Santiago de Compostela, de las comidas que engordan... 
04.45 hrs ¡Hora del break! Como éramos 5 residentes, tuvimos que buscar un colchón extra y subirlo a la habitación de descanso. Hicimos una mini acampada. Pensé que me costaría coger el sueño pero según me metí en la cama (sí, una de esas camas de pacientes viejas con sábanas de hospital), mi cerebro se apagó y no recuerdo nada hasta que sonaron los despertadores a las 07.30 hrs. Me desperté como si hubiera echo una maratón. Esta vez no me miré en el espejo del baño sino que me volví a poner la bata y todos los artilugios encima y me comí el pan seco de la cena. 
07.35 hrs Urgencias seguía donde la había dejado, sin gran alboroto ni movimiento. Aún era temprano...
08.30 hrs Sesión clínica
09.30 hrs Desayuno. Ahora sí que la cafetería estaba en plena actividad. Los residentes de especialidades iban a una sesión y yo me tomé un café con un croissant que me supo a gloria. Estaba tan absorta en el café que no me daba cuenta de la gente que pasaba a mi lado. Sólo sé que tenía hambre y que estaba satisfecha con la guardia. Estaba cansada pero aún me quedaban energías para más. Charlando con una compañera de otra especialidad me dijo: "¿tú eras de familia no?". Le dije que sí y me respondió "es que se te nota". Este comentario me hizo mucha gracia y quise saber por qué. Me dijo que era porque siempre estaba feliz y sonriente, que tenía un brillo en los ojos y que se veía que disfrutaba escuchando y ayudando a la gente. Me gustó que aún después de 24 horas de trabajo, fuera capaz de transmitir eso a los demás y con esta maravillosa sensación me fui a casa a descansar.  

Después de la experiencia, aquí les dejo mis CONSEJOS PRACTICOS para enfrentarse a las guardias de puerta en Urgencias: 
  • Asegurarse de tener algo de comida que echarse c/8 hrs. (aunque sea un pan reseco que te sobró del almuerzo). 
  • Llevar un calzado cómodo, fundamental.
  • Tener a mano siempre una botella de agua (y ponerle tu nombre). 
  • Si eres una persona calurosa olvídate de las dobles capas de ropa (p. ej. llevar camiseta debajo de la blusa del pijama) que sólo sirven para hacerte sudar. De las rebecas ni hablemos. Y además, contar con un buen desodorante. 
  • ImprescindiblesTener algo donde anotar, cable o cargador del móvil, linterna (y si tienes luz azul, es un plus), saber dónde están los depresores linguales y conos del otoscopio, Vademecum y sobre todo conocer con qué equipo de enfermería y qué adjunto te ha tocado esa guardia y tenerlos ubicados (a ser posible llevarte bien con todos, no molestar en los momentos de descanso ni hacer las cosas por tu cuenta sin contar con ellos). 

8 comentarios:

  1. Ole!!!!!! Que buena guardia no? Ahora, no se como sois capaces de trabajar tantas horas seguidas, yo iría arrastrándome seguro.

    Que siga así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo fue para mi sorpresa, me ubiqué bastante rápido (o será que ya me esperaba que el ritmo de urgencias fuera asi de dinamico). La cuestión es que sobreviví :) :) Un abrazo grande Drew!!!

      Eliminar
  2. Uffffff.... yo estoy nerviosa y leerte me ha puesto más... jajaj
    A ver a ver a ver... ¿pero tú preguntabas? o... ¿cómo va eso?
    Yo es que solo he hecho un tacto rectal en mi vida... y no fue sola... es decir... me iban diciendo lo que tenía que notar... etc etc... jajaja

    Madre mía... quiero que pase... quiero despertarme y que sea el día siguiente de la primera guardia... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja! Tranquiiiii, seguro que tienes más capacidad de resolución de lo que crees. Pues supongo que en cada hospital será a su manera, en la nuestra ibamos cogiendo las historias de los pacientes, los llamábamos al box, le hacíamos historia clínica y exploración fisica y le pides las pruebas que crees que necesita (cosas básicas en plan: Rx tórax, bioquímica, sistemático de orina, eco abdominal). Luego iba al adjunto y le contaba el caso y lo que le había pedido; él me preguntaba cual era mi sospecha diagnóstica y me decía si había que pedirle alguna prueba más o me decía que le avisara cuando volviera de eco y cosas así. Cuando no hacían falta pruebas, me firmaba la historia y me decía el tto. que tenía que ponerle para casa o lo que tenían que pincharle sobre la marcha. Pan comido jajajajajaja! No te asustes, las cosas que llegan a puerta son tan típicas, algunas no son absolutamente nada, lo grave entra directamente al cuarto de parada. Para eso enfermería hace el triaje, para que no esté un dolor torácico 3 hrs esperando en la sala jajajaa!

      Mucho ánimo Irene!!!! Agua y comida que no falten, ropa cómoda y los artilugios médicos de siempre, el resto se hace solo ;) PD: yo no sabía cómo funcionaba aquello, sólo sé que le decía a la enfermera quién tenía que hacerse una Rx de abdomen y al rato ya estaba el paciente de vuelta y la Rx estaba hecha, la magia del hospital! jajajaja! Mucha Suerte!

      Eliminar
    2. Con un par de pacientes tuve dudas, porque eran cosas que se me escapaban: uno porque tenía síntomas de cólico renal, gastroenteritis y vértigo todo junto, luego otro porque venía con una esquirla metálica clavada en el ojo y una señora con un cuerpo extraño donde no debería haber.... jajajajajjaa! en ese caso historiaba, exploraba y directamente le pedía al adjunto que viniera cuando pudiera. También he de decir que tuve muchísima suerte porque el servicio de urgencias tiene un equipo totalmente implicado y volcado con el trabajo, así da gusto trabajar! Estoy muy contenta de haber escogido el Hosp. Materno-Intantil Insular! :)

      Eliminar
  3. Hola! He descubierto tu blog hoy y me encanta!
    Empiezo cuarto ahora en septiembre y creé mi blog a mediados del curso pasado. Todavía me quedan un años para estar donde tú estás.
    Familia es una de las especialidades que me llama, y me ha encantado el comentario de "Se nota que eres de Familia"
    Un beso y espero seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina! Gracias por tu comentario, como habrás visto hace un rato que no escribo porque con las vacaciones hay más curro a repartir pero siempre tengo alguna idea en el tintero, este kiosko nunca cierra. Espero que encuentres aquí motivos para reír y volver. Un abrazo, Deb!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar